martes, 20 de julio de 2010

El Propósito de la Amputación

Reflexión #1 No puedes Quedarte con Ambos Ojos
Por: Elisabeth Elliot
traducción de: Karen Villarreal Z

Un joven fue liberado de una vida de auto-destrucción con abuso de drogas. Se volvió de sus viejos caminos, pero claro, fue perseguido por el enemigo que le tentaba a volver. Estaba claro para él que no podía ser complaciente consigo mismo permitiéndose una última indulgencia en su antiguo hábito. Un día él le dijo a su pastor, “Jamás me permita usar la palabra ‘lucha.’ Cada vez que la uso estoy excusando mi desobediencia, y ciertamente estoy prefiriendo ‘luchar’ en lugar de renunciar.”

Jesús hizo enfáticamente clara esta necesidad cuando El dijo, “Por tanto, si tu ojo derecho te fuere ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti: que mejor te es que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.” (Mateo 5:29).

Luchar—significa, permitir “un poquito” de pecado, ser indulgentes con nosotros mismos, tolerantes de una cierta cantidad de clara desobediencia, es tratar de quedarnos con ambos ojos.

~Elisabeth Elliot

Reflexion #2 Dirección de Disciplina
(
compartido por Joy Courville)

Traducción de: Karen Villarreal Z


Y si tu mano derecha te fuere ocasión de caer, córtala, y échala de ti: que mejor te es que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.”Mateo 5:30


Jesús no dijo que todos deberían cortarse la mano derecha, sino – que si tu mano derecha te estorba en tu caminar Conmigo, córtala. Hay muchas cosas que son perfectamente legítimas, pero si te vas a concentrar en Dios, no puedes hacerlas. Tu mano derecha es una de las mejores cosas que tienes, pero, Jesús dice, si te estorba para seguir Sus preceptos, córtala. Ésta línea de disciplina es la más dura que jamás haya golpeado a la humanidad.

Cuando Dios altera al hombre mediante la regeneración, la característica de la vida con la que se empieza es que ocurre una amputación. Existen ciento y una cosas que no te atreves a hacer, cosas que para ti y para los ojos del mundo que te conoce son como tu mano derecha, o tu ojo, y la persona no espiritual dice – ‘¿Y qué tiene eso de malo? ¡Qué absurdo eres!’ Hasta ahora no ha habido un solo santo que no haya tenido que vivir una vida amputada. Pero es mejor entrar a la vida amputado y precioso a los ojos de Dios que ser precioso a los ojos de los hombres y lisiado ante los ojos de Dios. Al principio Cristo Jesús por Su Espíritu tiene que cuidarte de que hagas muchas grandes cosas que pueden estar perfectamente bien para los demás pero no para ti. Fíjate que no hagas uso de tus limitaciones para criticar a alguien más.

Es una vida amputada para comenzar, pero el vr.48 Jesús nos da la foto de una vida perfectamente circular – “Sed perfectos, cómo vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.”

~Oswald Chambers

De mi tiempo a solas con Jesús
Por: Joy Courville

Después de leer el devocional de Oswald Chambers para el día de hoy, el Señor trajo aplicaciones prácticas a mi vida.

“He aquí que el Señor DIOS vendrá con fortaleza, y su brazo se enseñoreará: he aquí que su salario viene con él, y su obra delante de su rostro. Como pastor apacentará su rebaño; en su brazo cogerá los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente las paridas.” Isaías 40:10-11

Él junta los corderos con Su brazo y los lleva en Su seno – aquí hay un aspecto del carácter de Jesús que sólo es visto por los corderos, por los débiles, y los necesitados. Aquellos que son fuertes no saben lo que significa descansar en Su seno.

Y es así que en Su fidelidad Cristo Jesús, nuestro Pastor, trae pruebas a nuestras vidas para mostrarnos nuestras debilidades y necesidades. Algunas veces Él tiene que amputarnos, o decirnos que cortemos nuestra mano derecha, nuestro lugar de fortaleza. Él lo hace porque es Su forma de llevar a Sus ovejas a los pastos de la perfección. Debemos estar deseosos de abrazar el dolor y cortar nuestra mano derecha, lo mejor que tenemos, porque estorba el que sigamos fervorosamente a Dios. En mi caso, es la mano de recha de la buena salud, una mente clara. Mi mente es mi punto fuerte, pero ahora mismo debe ser amputada no sea que estorbe el proceso de perfección que Jesús está haciendo en mi vida.

Algunas veces El toma nuestra ‘mano derecha’ y luego nos pide que la cortemos al rendir nuestros derechos a ella y aún la esperanza de volver a tenerla. Otras veces debemos tomar el hacha y cortarla mientras resueltamente le damos la espalda a algo que todos los demás tienen legítimo derecho, pero que para nosotros es un obstáculo. El punto no es cual sea la mano derecha de cada persona; el punto es, ¿Seremos nosotros obedientes en decir, “sí, Señor,” y cortar aquello que El nos muestra que es nuestra ‘mano derecha’? El lugar de perfección sólo puede ser hallado a través de la amputación, debilidad, ensayos y pruebas. No he hecho un estudio exhaustivo… pero creo que encontraremos mientras estudiamos las vidas de Cristianos que caminaron junto al Señor, que ellos fueron reducidos a un lugar de debilidad y dependencia en al menos una parte de sus vidas. Y fue a través de ese punto de debilidad que Cristo fue capaz de obrar perfección en sus vidas.

Tal como el Hijo aprendió obediencia a través de las cosas que El sufrió, así también nosotros. ¡Y es en Cristo Jesús que debemos mantener nuestros ojos!

“Por tanto nosotros también, teniendo en derredor nuestro una tan grande nube de testigos, dejando todo el peso del pecado que nos rodea, corramos con paciencia la carrera que nos es propuesta, Puestos los ojos en al autor y consumador de la fe, en Jesús; el cual, habiéndole sido propuesto gozo, sufrió la cruz, menospreciando la vergüenza, y se sentó á la diestra del trono de Dios. Traed pues a vuestro pensamiento á aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, porque no os fatiguéis en vuestros ánimos desmayando.”Hebreos 12:1-3

Una amiga muy querida compartió más temprano conmigo lo siguiente. Graciosamente me ha concedido el permiso de compartirlo y le agradezco por ello:

“¿Sabes?, Estaba pensando hoy que la vida es como el cielo cambiante. Nos gusta la luz del sol en esta parte de los EU porque no la vemos muy a menudo, pero he aprendido a apreciar las nubes que cubren el cielo. Existe una belleza mayor en esas nubes que en el claro cielo. El sol puede teñirlas, dorar sus bordes, y poner cientos de sombras de gris en ellas que las hacen muy hermosas para contemplar. El cielo azul sólo es azul. Pero las nubes le dan carácter y tonos que son encantadores y edificantes. La gracia de Dios a través de las nubes es algo hermoso, y mucho mas encantadora y duradera que el día sin nubes. Yo digo, alaba a Dios por las nubes, son ellas las que te hacen a imagen de Cristo.”
~Sra. Hargett


2 comentarios:

Julio Perdido en el Ocaso... vivo en Jesucristo. dijo...

Sencillamente inspirador! felicidades. Me cautivo esta reflexión.

Dios le bendiga.
Julio González

Kaviza dijo...

Me alegra que así sea Julio :) es algo que el Señor ha venido hablando a mi corazón, ha sido una bendición contar con hermanas en Cristo que han sido inspiradas por El para escribir estas reflexiones.
Dios te bendiga

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails